Quiénes somos

Conoce más sobre el Colegio La Paz de Veracruz, A.C.

NUESTRA FILOSOFÍA

El Colegio La Paz de Veracruz, A. C. es una institución educativa privada de sólidos principios cristianos, en la cual las Hermanas Josefinas se proponen crear un ambiente propicio donde se fomente la formación y autoformación integral del educando, al fin de que éste alcance su perfección como persona, persiguiendo la excelencia académica, basándose en la participación responsable de los estudiantes en su propio aprendizaje. Para lograr esto, la Institución concibe el aprendizaje como una experiencia significativa y estimulante.

NUESTRA MISIÓN

Contribuir a la formación integral de niños y jóvenes veracruzanos, con pensamiento crítico y creativo, asi como valores humano-cristianos que tengan como base un sentido de libertad y autonomía que les permita tomar decisiones e integrar su personalidad, trazar metas con valor de justicia provocando una capacidad de comunicación, diálogo y participación para lograr la trasformación social.

NUESTRA VISIÓN

Como institución Josefina nos visualizamos inmersos en la sociedad actual, donde todos nuestros alumnos tengan igualdad de oportunidades según sus capacidades y aptitudes respetando la diversidad, promoviendo la participación responsable de cada estudiante en su propio aprendizaje y acervo cultural, dentro de un ambiente de valores, de fraternidad y solidaridad que promuevan el espíritu de familia. Para ponerlos al servicio de la sociedad.

NUESTRA HISTORIA

El Colegio la Paz de Veracruz es una Institución Educativa de inspiración Cristiana que administra la Congregación de Hermanas Josefinas y fue fundado en 1890 con el único propósito de educar a la niñez veracruzana. Cinco religiosas de la Congregación de las Hermanas Josefinas, enviadas por el Padre José Ma. Vilaseca, (fundador de la Congregación), fueron las encargadas de iniciar tan difícil labor en diversos inmuebles provisionales durante 11 años trabajando con el nombre de Colegio Josefino. En la segunda intervención norteamericana del 21 de Abril de 1914, las instalaciones del plantel fungieron como hospital gracias a la bondadosa labor de la Madre Luz Nava, Directora del plantel, quien socorrió a los heridos sin importar nacionalidad. Por su labor patriótica, fue condecorada y nombrada Hija predilecta del Estado, asimismo, en 1955 la bandera del Colegio fue condecorada por el Gobernador del Estado. Posteriormente, después de tantas dificultades y exigencias oficiales para su incorporación, cambia su nombre por Colegio la Paz de Veracruz..

P. José Ma. Vilaseca

"Hacer siempre y en todo lo mejor"

Nació en Iguala, España el 19 de enero de 1831, bautizado como José Jaime Sebastián Vilaseca. Fue defensor de la Virgen María (de ahí el cambio de nombre a José María Vilaseca); devoto y promotor de la devoción a San José.

Un acontecimiento que quedó impreso de la infancia de Vilaseca fue cuando su madre lo llevaba al Monasterio de Montserrat, apenas cumplía dos años de edad. En el camino sufrieron un accidente y el carruaje en que viajaban estuvo a punto de caer en un gran precipicio. Su madre invocó a la Virgen de Montserrat y, en aquel momento, una mano invisible detuvo el carruaje y salieron salvos y sanos. Su madre, agradecida lo consagró a María.

El Padre Buena Ventura Armengol, vicentino, lo invitó a ser misionero en México en 1853. El 20 de marzo de 1853 desembarcó en Veracruz de donde prosiguió el viaje en diligencia a la capital, a la que llegó el día viernes 25 de marzo, el viernes Santo. José Vilaseca fue recibido en casa central de los Misioneros de San Visente de Paúl donde inició el noviciado, el cual fue feliz y bien aprovechado, cumpliendo con fervor las prácticas de los novicios bajo la dirección del Padre Juan Boquet.

Hizo sus votos como vicentino en 1855 y se ordenó sacerdote el 20 de diciembre de 1856 en manos del Arzobispo de México. Al día siguiente celebró su primera misa en la iglesia del Espíritu Santo. En esa primera misa tomó como Padrino al Señor San José.

En el año de 1857 el día 13 de octubre los Superiores lo enviaron a Puebla donde permanece hasta 29 de noviembre de 1858 para volver a la ciudad de México. Después de esto le siguieron muchos viajes a otros lugares como: San Juan del Río Querétaro, Polotitlán Estado de México, San Jerónimo Aculco Ciudad de México, Huichapan Hidalgo, Monterrey, Santillo Coahuila,

Fue defensor de la Virgen María (de ahí el cambio de nombre a José María Vilaseca); devoto y promotor de la devoción a San José. Apóstol de la juventud mexicana e incansable misionero, especialmente de los pobres e indígenas, con espíritu sencillo, humilde y gran celo apostólico. Escritor, formador de sacerdotes, misionero y educador, abrió colegios y escuelas, asilos, hospitales. Fundador de las primeras Congregaciones Mexicanas.

El 22 de septiembre de 1872 fundó la Congregación de Hermanas Josefinas, con el establecimiento de una escuela primaria en la ciudad de México. En 1890, ante la necesidad de una educación sólida para niñas Veracruzanas, y por peticiones especiales del Cura Ignacio Rosete, a través de las señoras Tomasa Velasco de Mosquera y Guillermina Castilla de Pérez, el Padre José María Vilaseca envió al puerto de Veracruz cinco religiosas de la Congregación para fundar el ahora Colegio La Paz de Veracruz, A.C.

M. Cesarita

"Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía"

Mejor conocida como madre Cesarita, Sierva de Dios. Nace el 27 de agosto de 1829 en Aguascalientes, por ser sietemesina presentó dificultades en su nacimiento que con el tiempo fueron mejorando. Es hija de José María Ruiz de Esparza (Abogado) y de Doña María Bruna Dávalos Rincón. Su madre le inculca el temor al pecado y la enseña a tener una vida de oración junto a sus dos hermanas.

A la edad de 16 años, renuncia a los pocos adornos que su madre le permite y se propone usar un peinado sencillo, se dedica a la oración y a la lectura y toma como maestro a San Francisco de Sales. En1847 Cesarita recibe de su padre una imagen del niño Dios, por otro lado su tío materno y padrino Don Lucio le regala un anillo de oro a ella y sus hermanas para animarlas al matrimonio. Cesarita manda grabar en su anillo las letras J y C. El jueves 12 de octubre de 1884, fiesta de la virgen del pilar, patrona de España, Cesarita (con 19 años de edad) recibe de su confesor el anillo bendecido y como esposo a Jesús en la niño Dios que le regaló su padre. Cesarita manda ha fabricar un anillo pequeño para la el niño Jesús, grabándole la letra C. El niño Dios nunca se separa en toda su vida.

Cesarita no accede de inmediato pero la guía sabia de su director espiritual el Padre Jesús Mota, le ayuda a ver la dirección de Dios. El domingo 22 de septiembre de 1872, Sor María Ana Luna y Sor María Álvarez, La llevan a la vivienda donde comienza la fundación. El primero de Octubre abre la escuelita, donde reciben a niñas. El 12 de diciembre de 1872 recibe una casa en lo que es hoy corregidora número 74 la cual donó el Señor Obispo de México. El mobiliario para tener allí la escuela fue donado por el Padre Vilaseca, a los 6 meses la escuela ya cuenta con 300 alumnas.

La Madre Cesarita a finales de 1883 se encuentra muy enferma, el padre Vilaseca se entera por cartas enviadas por ella misma de la enfermedad, por lo que el 12 de agosto de 1883 le es enviada una auxiliar para su cargo la hermana Josefina Antonia Corral, la cual es nombrada vicaria de Cesarita. la hermana Corral se hace de toda la autoridad.

El 20 de abril de 1884 enferma gravemente Cesarita le informa a la Madre Antonia del Corral pero esta no le cree. Una maestra de novicias es la que se da cuenta y da aviso a su sobrina Pepita, con lo que un médico la visita y dictamina pulmonia. El 24 de abril, cuando el padre Vilaseca termina de celebrar la misa le avisan que Ceasarita se está muriendo, a las 10 de la mañana del mismo día se celebra el funeral en la capilla de la casa Central. El padre Vilaseca trae a sus seminaristas y pronuncia una homilía repleta de elogios.

La madre Cesarita es fundadora de la primera congregación religiosa nacida en México en tiempos muy difíciles para la iglesia en nuestro país. Cesarita Madre y formadora de religiosas, de la niñez y la juventud que permitió que en Veracruz naciera en Antiguo Josefino hoy el Colegio La Paz de Veracruz

Madre Luz Nava

"Por Dios y por mi Patria"

El 21 de abril 1914, cuando el Puerto sufrió la injusta agresión norteamericana, la población no estaba preparada, el Hospital Civil era insuficientemente para atender a los heridos y todavía no existía en Veracruz, la Cruz Roja. El Dr. Rafael Cuervo Ch. , secundado por los estudiantes de medicina y la Srita. Luz Nava junto con sus hermanas, prestaron sus valiosos servicios y ella en medio de las balas salía a las calles a recoger a los heridos presándoles toda clase de auxilio. Quedo improvisado el Hospital de Sangre de la Cruz Blanca Neutral, en el Cuartel de Bomberos, donde ella prestó servicios como enfermera y administradora.

Dicho Hospital funcionó en ese lugar hasta que el Gral. Mac Arthur, ordenó la desocupación del improvisado hospital, la angustia se apoderó del personal y de los heridos por no saber donde trasladarse. La Madre Luz Nava con ese gesto tan característico de ella y con espíritu patriótico resolvió rápidamente el problema ofreciendo la planta baja del Colegio.

Se hizo acreedora a medalla y pergamino otorgado por el Presidente Constitucional de la República Gral. De Div. Abelardo L. Rodríguez el 24 de mayo de 1934, medalla de plata y pergamino de declarándola HIJA PREDILECTA DEL ESTADO, dada por el Gobernador Int. De Veracruz el Lic. Arturo Llorente González, creador de la Supervisión Ciudadana, debeló una placa en la fachada del Colegio Josefino como homenaje póstumo a la Profe. Luz Nava, por su generosidad y a la obras humanitarias que realizó, otorgándole también una medalla de oro el 20 de noviembre de 1954. en el monumento que está erigido en la ciudad de México en la Av. Veracruz esquina Cuernavaca, se encuentra grabado entre otros, el nombre de Luz Nava por su patriótica labor en la invasión norteamericana.

Por lo anterior y sabiendo valorar a las mujeres que se han distinguido en servicio a la Patria, se concedió que la medalla del AÑO INTERNACIONAL DE LA MUJER llevara en uno de sus lados, la esfinge de la inolvidable maestra, altruista enfermera y heroica LUZ NAVA. 1989 la Asociación Cívica Femenina A.C, promovió que una calle llevara el nombre de LUZ NAVA.

R. Madre Josefina Palacios P.

"Educar con mano de hierro y guante de terciopelo"

Nacio el 7 de noviembre de 1888 en Tehuacán, Puebla. Distinguida maestra cuya llegada al colegio en 1913 marcó una etapa importante en la educacuón de la niñez y juventud veracruzana, pues desde el inicio colaboró fielmente con la Madre Luz Nava.

Luchó incansablemente contra innumerables obstáculos para lograr en 1943 la incorporación de la Escuela Primaria Básica y Primaria Superior.

En 1943 logró la incorporación de la escuela primaria con plan de 6 años. En 1946, apoyada incondicionalmente por el exalumno e ilustre Dr. Horacio Díaz Correa, fundó la secundaria incorporada a la Universidad Veracruzana.

En 1954, a la muerte de la Madre Luz Nava, queda a cargo del colegio dándole fuerte impulso, de tal manera que se vió la necesidad de construir un nuevo edificio, apoyada por la sociedad veracruzana.

El 16 de marzo de 1957 colocó la primera piedra del nuevo edificio bendecido un año después por el Exmo Arzobispo de Veracruz, DR. Manuel Pio López.

En noviembre de 1958 fundó la escuela Normal La Paz de Veracruz, auxiliada en todo momento por el ilustre Maestro Enrique Sarabia Bustamante; en 1961 a pesar de su edad la incansable Madre Josefina fundó el bachillerato.

Desde su arribo al Colegio la Madre Josefina Palacios cumplió diariamente el mandato de su hermosa vocación: formar profesoras cristianas que enseñarán las ciencias y el cómo amar a Dios. Su fallecimiento en enero 19 de 1985 culminó con una época de florecimiento e inicio otra donde su ejemplo ha perdurado a través de las buenas obras y el amor a Dios.